Cat | Esp | Eng
Pere Renom

“No te dimos un lugar fijo, ni faz propia, ni un oficio peculiar, Oh Adán!, porque el lugar, la imagen y los empleos que desees para ti, estos los tengas y poseas por tu propia decisión y elección […] Ni celeste, ni terrestre te hicimos, ni mortal ni inmortal, para que tú mismo como modelador y escultor propio, más a tu gusto y honra te forjes la forma que prefieras para ti.”

Giovanni Pico della Mirandola - De la Dignitat de l'home

Rayos de vitamina D

publicado el 30.04.2020

Las vitaminas son compuestos heterogéneos imprescindibles para la vida, ya que ingeridas en dosis esenciales, promueven el correcto funcionamiento fisiológico. En humanos, hay 13 vitaminas: 4 liposolubles (A, D, E y K) y 9 hidrosolubles (8 vitaminas B y vitamina C). La vitamina D regula la absorción intestinal de Ca, Mg, y P, por lo tanto promueve el crecimiento y el mantenimiento del esqueleto. También tiene funciones antiinflamatorias, neuromusculares e inmunes.
La deficiencia de vitamina D en los niños provoca raquitismo, un debilitamiento de los huesos largos (como el fémur) que se doblan y se inclinan bajo su peso a medida que los niños comienzan a caminar. En adultos la carencia puede dar lugar a una menor densidad mineral ósea (osteoporosis), y por tanto, un aumento del riesgo de fracturas.
La vitamina D la obtenemos a través de la dieta (20%), y a través de la exposición a la radiación solar (80%). Los estudios realizados en los últimos 25 años demuestran que la pigmentación de la piel es una adaptación biológica que regula la penetración de la radiación ultravioleta (UVR) en la piel y que representa un compromiso evolutivo entre protegernos del cáncer de piel y facilitarnos la producción de vitamina D. El resultado es que las poblaciones humanas de piel negra se sitúan en las zonas del planeta con más radiación (pe. África), mientras que las poblaciones de piel más blanca se sitúan en latitudes más altas (pe. el centro y el norte de Europa).
Para prevenir avitaminosis es recomendable ingerir alimentos ricos en vitamina D, como el pescado azul fresco, o en conserva, la leche entera y los productos lácteos (quesos o yogures), las yemas de huevo, los aguacates, los champiñones, los copos de levadura nutricional y especialmente el aceite de hígado de bacalao. Pero además, es muy importante tomar el sol quince minutos diarios. No es necesario exponer todo el cuerpo, con la cara y los brazos es suficiente.
En definitiva, no es necesario tomar suplementos de vitamina D en pastilla, basta a tomarla a chorro, con los rayos solares.

Tot es mou tv3... Leer más publicaciones.