Cat | Esp | Eng
Pere Renom

«No te dimos un lugar fijo, ni faz propia, ni un oficio peculiar, Oh Adán!, porque el lugar, la imagen y los empleos que desees para ti, estos los tengas y poseas por tu propia decisión y elección […] Ni celeste, ni terrestre te hicimos, ni mortal ni inmortal, para que tú mismo como modelador y escultor propio, más a tu gusto y honra te forjes la forma que prefieras para ti.»

Giovanni Pico della Mirandola - De la Dignitat de l'home

Hexágonos en la naturaleza

publicado el 5 09 2019

Una parte del Paseo de Gracia de Barcelona está pavimentado con losetas hexagonales diseñadas por Gaudí, y se han hecho tan famosas que incluso se exponen en el MoMa de NY como primer ejemplo de diseño industrial. Una de las frases más famosas de Gaudí era «ser original es volver a los orígenes». Él volvió a los orígenes, a la naturaleza, y se inspiró en la colmena de las abejas para diseñar las losetas hexagonales. Algunas especies de avispa también fabrican colmenas, hexagonales pero de celulosa en lugar de cera. Y si abrimos bien los ojos encontramos hexágonos en los lugares más inesperados, como el caparazón de una tortuga, en algunos corales, en los ojos compuestos de los insectos, en las manchas de la jirafa o en la piña americana. ¿Por qué es tan presente el hexágono en la naturaleza? Porque aparte de 6 lados, también tiene 6 ángulos iguales de 120º que le confieren mucha estabilidad y resistencia. Es una forma geométrica ideal para pavimentar superficies planas.